ASPROT

Asociaciòn Sindical de Profesionales Taurinos

Luis Miguel Calvo, presidente de ASPROT: “No ser de la Unión no puede traducirse en no cobrar los derechos de imagen”

La Justicia le da la razón al torero tras doce años de lucha

El Alto Tribunal anula el largo procedimiento mantenido contra Calvo, que gana definitivamente el caso

Publicado el

La justicia existe y actúa de manera implacable, ¡Por fin llegó! aunque a veces cuesta mucho tiempo de espera y sacrificio, para que se puedan juzgar las cosas con seriedad, rigor y con todo tipo de pruebas en los Tribunales que demuestren quién tiene la razón en su verdad.

Es difícil soportar en el tiempo las injusticias que algunos desde su abuso y mal uso del poder intentan hacer, para manipular a los demás y crear apariencias de legalidad en pro de sus intereses, que no soportan el menor análisis y juicio crítico y objetivo. Llama la atención que un sindicato sancione con multas cuantiosas a un trabajador, por el mero hecho de expresar su opinión en el foro adecuado, idóneo y específicamente previsto para ello, como es una asamblea del propio sindicato.

Así lo han subrayado los Tribunales, recordando el derecho fundamental a la libertad de expresión y de opinión. Los responsables de la dirección y gestión de la UNPBE, han campado a sus anchas con soberbia altanería presumiendo desde su posición de dominio, que solo ellos tienen la razón, actúan bien y no abusan de sus compañeros,(existen decenas de compañeros que han sufrido casos injustos similares a este, y que por sus circunstancias no han podido denunciar en los Tribunales, quedándose sin juzgar), que injustamente se quedarán sin cobrar sus televisadas para los restos… La mayoría de ellos ya están retirados, otros no. Todos grandes profesionales y figuras históricas de los picadores. Compañeros que lejos de sufrir estos abusos, son más dignos de recibir el respeto de todos nosotros. A mi entender esto es injusto, porque todos sabemos quién ha cobrado ese dinero y se demostrará, porque eso no se debe hacer entre compañeros, es mi opinión.

ASPROT se creó como única salida para defendernos, para que exista otra opción de elección, para quien lo necesite. También con el propósito de esclarecer desde los Tribunales quién tiene razón. El mero hecho de no ser afiliado a la UNIÓN o ASMEYP no puede traducirse en la imposibilidad práctica para las cuadrillas de poder cobrar los derechos de imagen en los festejos televisados durante la temporada. Y menos a partir de que, desde el año 2012, existe otra asociación sindical de subalternos a la que impiden participar en igualdad en la retribución de sus derechos de imagen cuando actúan coincidiendo en los mismos festejos televisados, se niegan a reconocer lo evidente y siguen retirando de las empresas la misma cantidad global que pactaron en el último convenio.

Recordemos que entonces era la UNPBE en solitario, quien se encargaba de pactar esas cantidades globales en nombre de todos: ni siquiera ASMEYP intervenía, pues sus derechos se los traspasaba en un porcentaje, la propia UNPBE, de la cantidad global que por derechos de imagen de los subalternos esta última percibía. Efectivamente, no solamente cobraba la cantidad global prevista para picadores y banderilleros, sino también para los mozos de espadas y después les traspasaba a éstos su parte. Sin embargo con los afiliados a ASPROT, siempre se han negado a reconocerles lo que es suyo: su parte proporcional en los derechos de imagen de los subalternos, Tenemos que luchar por lo que nos ganamos como los demás delante del toro, o en el ejercicio de nuestra profesión en el caso de los mozos de espadas y ayudas. Que se haga justicia pronto y se reparta entre todos los subalternos de manera equitativa la cantidad global que siempre la UNPBE negoció y facturó, autorizando de facto las retransmisiones en nombre de todos los subalternos, hasta la aparición de ASPROT en 2011.

Cantidades que la UNIÓN y ASMEYP se niegan a repartir con los compañeros de ASPROT cuando actúan en los mismos festejos televisados. Cobran lo mismo si torean en un festejo los 21 afiliados de UNPBE Y ASMEYP que cubren todos los puestos del festejo que si solo ocupan 10 puestos y los otros 11 los ocupan afiliados de ASPROT, estos 11 subalternos se quedan sin cobrar, mientras los otros 10 afiliados a UNPBE Y ASMEYP , cobran mayor cantidad, porque en este festejo dividen entre los 10, la misma cantidad que parten entre los 21 actuantes cuando en un festejo todos los subalternos actuantes son afiliados a estos sindicatos mayoritarios, que por este motivo abusan en el sistema de reparto y dejan a los más débiles sin cobrar, a pesar de haber creado legalmente un sindicato para volver a recuperar lo que se supone nos corresponde por ley. Pues a día de hoy todavía sigue este monopolio erre que erre, no dejando otra opción a los no afiliados a aquellos sindicatos, que acudir a los tribunales, con la esperanza siempre incierta de una resolución justa, como la recaída en mi caso, pero en cualquier caso siempre tardía y con un coste y un desgaste inasumibles, para lo que debería ser el cobro con total normalidad de una parte fundamental de nuestro salario o retribución profesional, Porque la verdad tiene un camino y al final siempre aparece, pero no puede ser a golpe de procesos judiciales.

Antiguamente hicieron una gran gestión en favor de todos nosotros, picadores y banderilleros, representaban a todos y por eso se le llamó UNIÓN, palabra en des-uso desgraciadamente en la actualidad, por sus políticas de abuso y des-unión que han practicado, expulsándonos a tantos afiliados incluso como en mi caso SIN RAZÓN, solo por hacer uso de mi derecho a la libertad de expresión, dentro del ámbito privado del sindicato. No quiero perjuicios para nadie que no se lo merezca ni tengo ningún rencor a los que hayan actuado mal. Ahora ya se ha juzgado todo y cada uno ha quedado en su sitio para siempre. El que haya obrado mal que con su conciencia viva. Porque ahora sí que las mentiras, las felicitaciones y palmaditas en la espalda se acabaron.

Esto es lo que hay señores, aferrados a la errónea creencia de ser poseedores de la verdad y de ostentar el derecho a decidir y perjudicar a su arbitrio la vida profesional de sus propios compañeros… Me importa la gente del toro, de todo el toreo en general y por supuesto todos mis compañeros a los que tengo el honor de representar desde ASPROT, prometo luchar hasta el final por la dignidad de todos ellos y recuperar el respeto que esta profesión y sus profesionales se merecen. Seguramente que entre todos conseguiremos un futuro mejor en el que podamos evolucionar cambiando lo que no funciona o funciona mal, sin que otros nos lo impidan, aunque os aseguro que para conseguirlo hay que trabajar entre todos y sin rencores.

Que Dios reparta suerte, ¡VIVA EL TOREO!